My Top Bike

Woman design

Hasta hace unos años cuando queríamos una bicicleta de  montaña había que escoger entre rígida o doble; ahora incluso dentro de la rígida las hay con diferente geometría, las hay que buscan comodidad (softail) o puro rendimiento (hardtail); dentro de las dobles… ídem, con cada diferente recorrido (100mm,110mm,120mm,130mm,140mm,150mm….) un uso bien definido y un estilo marcado: marathon, all mountain, enduro, freeride, DH…. El mercado es más fructífero que nunca, con la mayor oferta de la historia, pero quizás al consumidor final que simplemente quiere una bicicleta todo esto le puede causar confunsión e indecisión.

No solo en el MTB ha pasado esto, sino que también en el aparentemente inamovible a los cambios mundo de la carretera ha aceptado la diversidad como propia. Ahora tenemos la clásica bicicleta deportiva, la escaladora, que convive con las Aero y su carácter maracadamente aerodinámico, y ambas tienen como alternativa las cada vez más populares granfondo o endurance, que buscan más comodidad.

Los que llevamos años en el mundillo sabemos que casi siempre todos los avances del sector no son solo para crear necesidad y ventas, sino que realmente nos hacen disfrutar más de nuestro deporte favorito.

La cuestión es, que si con tanta especificación en la bicicleta según el tipo de uso, ¿no debería pasar lo mismo según el ciclista? ¿Y según el sexo? ¿Una chica puede llevar la misma bicicleta que un chico?

Una chica puede llevar la misma bicicleta que un chico. Pero no tiene porqué llevarla si existe una alternativa con la geometría adaptada a la fisionomía femenina. Según estudios realizados una chica con la misma altura que un chico por lo general suele tener las piernas más largas mientras que el tronco y los brazos más cortos; las manos son más pequeñas y la zona de contacto con el sillín es muy diferente.

Todas estas diferencias físicas han llevado a los ingenieros del sector a variar la geometría del cuadro para que la mujer tenga la posición correcta. Por lo general un cuadro con geometría adaptada a la mujer suele ser más corto de tubo superior, más alto de tubo de dirección, el tubo superior tiene más slooping, el sillín es más ancho y corto, el manillar es menos ancho, los puños son más finos; hasta las suspensiones van taradas por el fabricante para menos peso del ciclista.

Son pequeñas variaciones que hacen que la experiencia sea siempre positiva, sin molestias, ni períodos largos de adaptación. Es cierto que las chicas con un espíritu 100% racing siguen prefiriendo la misma bicicleta de serie pero personalizando ciertos puntos como el sillín o el manillar.

Una de las marcas que más esfuerzos lleva haciendo desde hace muchos años en implantar una línea de bicis para mujer es la americana Scott. Tanto es así que incluso usa la misma nomenclatura para todos los modelos de mujer precedidos de “Contessa”. Casi existe el mismo modelo que en la versión tradicional equivalente en montaje pero con el cuadro con la geometría adaptada, pero sin ningún incremento de precio.

En el siguiente video podemos ver a la corredora Paula Quiñones explicando el porqué de la gama Contessa dentro de Scott.

 

Si eres mujer y estás pensando en cambiar de bicicleta, lo primero que tienes que hacer es descartar la idea de heredar la del novio/amigo/primo…. Si buscas en segunda mano, hay que fijarse mucho en que la talla sea la adecuada; será una búsqueda muy larga ya que tienen que coincidier muchos factores para que la bicicleta sea válida. Si te animas a comprar una nueva, valora como primera opción una de la gama o línea para mujer y busca asesoramiento en la tienda de confianza.

 

Related posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *