My Top Bike
Chequeo preparón a tu bicicleta

Chequeo preparón a tu bicicleta

Chequeo preparón a tu bicicleta

En tiempos de parón prolongado de tu bicicleta, lo habitual es dejarla aparcada sin más, hasta el día que decides volver a usarla. Pero si quieres que esté en óptimas condiciones deberías realizar unas labores mínimas de mantenimiento, incluso en tu propia casa. Vamos a hacer un pequeño repaso en puntos clave de chequeo a nuestra bicicleta:

 

Chequeo preparón a tu bicicleta

Chequeo preparón a tu bicicleta

Antes de aparcarla lo primero que deberíamos hacer es un lavado completo, tanto si es de carretera o de MTB. A veces no es necesario el uso de manguera; ya que con un cubo de agua con jabón o limpiador, esponja y un trapo podemos hacer una buena limpieza exterior aunque vivamos en una ciudad. Se puede enjuagar con la esponja poniendo la bicicleta sobre una toalla grande vieja por ejemplo. Y después finalizar con un trapo seco. Para la transmisión es mejor usar un spray desengrasante y un trapo diferente; con el trapo frotamos bien la cadena, platos y cassette.

 

Una vez limpia y seca, podemos hacer un repaso visual al estado de fundas y cables, desgaste de pastillas, estado de la cubierta (ver si tiene cortes, dibujo gastado, necesidad de reponer líquido tubeless), estado de cinta de manillar o puños; y sustituír en cada caso lo que consideremos necesario. En el caso de bicicleta de carretera es importante cambiar la cinta de manillar debido a la corrosión que provoca los restos de sudor en el propio manillar. Puedes comprobar todas las partes de giro si presentan fricción o ruidos como: dirección, pedalier, eje de ruedas, pedales…. Si es así, es un poco más complicado y requiere herramienta y sitio en una casa particular, por lo que ese mantenimiento es mejor dejarlo para los profesionales. Al menos puedes localizar el problema y tenerlo presente.

Chequeo preparón a tu bicicleta

Chequeo preparón a tu bicicleta

Dos zonas que ocasionan la mayoría de crujidos molestos en tu bici son la rosca de los pedales, y la tija de sillín. Puedes desenroscar los pedales de la biela y engrasar la rosca antes de volver a colocarlos. La tija es necesario sacarla del todo, puedes dejar una marca para mantener la altura después, limpiar el interior del tubo de sillín y la propia tija y después engrasar generosamente ambas partes de nuevo. Si la tija y cuadro son de carbono es necesario una pasta específica. Esto evitará que con el tiempo quede solidificada dentro del cuadro y sea prácticamente imposible moverla en el futuro.

Y por último el sitio donde vamos a dejar la bici descansando debe ser sin humedad, alejado de la luz directa del sol, que no obstaculice el tránsito alrededor. Podemos cubrirla con una lona de nylon, coge menos polvo, telas de araña, humedad si la hay.

Con estos pequeños repasos podemos dejar nuestra bicicleta un tiempo sin usar con total tranquilidad de que no se va a resentir en cuanto la pongamos de nuevo en marcha. Si ya la hemos aparcado sin hacer nada, podemos hacerlo antes de usarla, o si tenemos previsto más tiempo de inoperatividad hacerlo en cuanto podamos.

Related posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *